skip to Main Content

Un nuevo italiano que promete

 
 Cada año por estas fechas el otoño llega cargado de novedades gastronómicas de lo más diversas y apetecibles. Como la que nos trae el grupo Le Cocó (Le Cocó, El Columpio y Somos Garra Barceló), que estrena rentrée con nuevo restaurante, esta vez de cocina italiana y de nombre Fellina. Ubicado en la calle Caracas, en el mismo local que el antiguo Random, los amantes de los platos italianos tradicionales, los auténticos, van a disfrutar con esta nueva propuesta.
 
 El establecimiento tiene la misma estructura, distribución y salones que su predecesor, pero cuenta con más luminosidad y está repleto de detalles italianos en cada rincón: una vespa vintage en la puerta, cestas de verdura fresca, flores, tarros de pasta, de encurtidos, manteles de cuadros y un aperitivo de la casa consistente en láminas de mortadela de Bolonia y taquitos de parmesano
 
 La decoración no engaña: en un ambiente al estilo trattoria, Fellina es la cocina de la abuela, sabrosa y contundente. Las raciones son generosas (mejor compartirlas) y el precio medio -incluyendo postre- ronda los 25 euros por comensal. De los entrantes son imprescindibles el vitello tonnato, la melanzane alla Parmigiana (berenjenas rellenas a la parmesana que están deliciosas, pero llenan) y el plato que os hará mojar pan: huevos camperos con salsa de tomate y trufa negra. Hay una gran selección de pastas caseras al dente en casi todas sus versiones: largas, cortas y rellenas. Os aconsejamos probar los spaghetti alla carbonara originales, elaborados siguiendo la receta auténtica romana (sin baconni nata líquida), que terminan en la propia mesa añadiendo yemas de huevo de corral, guanciale y pecorino. Recomendable también la lasaña vegetal cocinada con láminas de queso pecorino y la pizza napolitana frita (también para compartir) cuya receta es única en Madrid. Si preferís probar los guisos caseros debéis pedir las albóndigas de ternera con puré de patatas, el pollo con mozzarella fundida y tomate, o los escalopines de ternera con mozzarella, salvia y mantequilla.
 Si os gustan los dulces no olvidéis dejar un hueco para el postre estrella de Fellina: la Torta della Nonna una especie de tarta de arroz con leche y base de flan típica de Cerdeña, con receta secreta, acompañada de helado de dulce de leche. Si preferís los helados hay una buena variedad de sabores elaborados artesanalmente: dulce de leche, pistacho, tiramisú, vainilla, chocolate, aceituna, limón o mango.
 
 En definitiva, un restaurante ideado para comer bien sin complicaciones, con una relación gran calidad-precio, un aire de trattoria y una acogedora decoración diseñada por Madrid in Love. Es ideal para veladas familiares y está ubicado en pleno barrio de Chamberí. Os gustará.

 

Back To Top