skip to Main Content

Descubre a los pioneros en la agricultura ecológica

 Tienen muchos nombres diferentes: ecológicos, eco, bio, orgánicos, green… Pero todos los productos ecológicos se basan en la filosofía de ser naturales y obtenerse sin utilizar químicos. Al prescindir de estos productos químicos se eliminan muchos de los riesgos que conllevan y que pueden perjudicar a nuestra salud. También los animales involucrados en los productos ecológicos se ven beneficiados. Está comprobado que la cría y alimentación con alimentos ecológicos es más saludable para ellos, además de que los que viven en granjas ecológicas los hacen en unas condiciones mucho más saludables que en las convencionales. El suelo y el entorno de las producciones ecológicas agrícolas mejoran porque se suelen utilizar variedades adaptadas al terreno y a la climatología de cada zona. Y son productos respetuosos con el medio ambiente. Afortunadamente tanto a nivel global como en nuestro país en particular el consumo de productos ecológicos es una tendencia en alza.
 
 Pero, ¿sabes en qué nos benefician los productos ecológicos? 

  • Los productos se desarrollan de la mejor forma durante todo el proceso y se nota en su sabor. Cuando los consumes recuerdas sabores que parecían olvidados ya que mantienen la pureza de todos los ingredientes. Además, los productos que se dan naturalmente en cada estación no necesitan aditivos para su conservación posterior. Los nutricionistas aseguran que con los productos de temporada cubrimos sobradamente las necesidades alimenticias, de vitaminas y minerales que precisa nuestro cuerpo. Además, son más ricos en nutrientes.
  • La ganadería ecológica también es un sistema beneficioso para los animales: no están encerrados ni hacinados con el único fin de ser rentables. En la ganadería ecológica se les alimenta con productos ecológicos desde el origen y se les permite vivir en unas condiciones de mayor libertad, con más espacio en los establos, pastando en los prados, para que tengan un desarrollo normal y gocen de una mejor salud.
  • La agricultura ecológica fertiliza la tierra y frena la desertificación, favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos. Fomenta la biodiversidad, mantiene los hábitats de los animales silvestres y favorece la vida de numerosas especies. Respeta los ciclos naturales de los cultivos, evitando la degradación y contaminación de los ecosistemas y también recicla los nutrientes incorporándolos de nuevo al suelo como abonos orgánicos. En definitiva, utiliza de forma óptima los recursos naturales.
 
 Hoy el mercado está diversificado y existe una completa oferta de productos green, pero ¿sabes quién fue uno de los pioneros mundiales en la agricultura ecológica? La compañía francesa Vrai.
 
 La historia de esta empresa es la historia de la familia Triballat. Una familia precursora de la defensa del medio ambiente, que hace más de 40 años comenzó a impulsar la agricultura ecológica como forma de respeto a la vida animal, vegetal y humana. Ellos son los pioneros en la elaboración de productos vegetales ecológicos con base de leche y soja. Sus inicios se remontan a 1951, año en el que el matrimonio de Maxime y Olga Triballat comienza a trabajar en la producción de productos lácteos desde un enfoque empresarial familiar, orientado hacia la calidad y la producción artesana. Triballat también tomó la iniciativa de crear un certificado de calidad para promover el desarrollo de la agricultura ecológica en Francia, así como la redacción de las primeras especificaciones orgánicas de agricultura y la creación de la Setrabio (Unión Europea de los procesadores de agricultura orgánica). Iniciativas que llevarán a la creación de la famosa etiqueta de certificado de agricultura ecológica AB. En 1995, la tercera generación de la familia Triballat a través de alianzas con los productores de leche orgánica logró lanzar la primera gama de yogures ecológicos.
 
 Hoy en día la empresa recoge la leche siempre en los círculos locales de sus fábricas, contribuyendo al desarrollo de estas comunidades, impulsando la agricultura ecológica y la buena alimentación de los animales (con una base de flora variada).  También se ha comprometido a reducir su consumo de combustibles fósiles, de emisiones de CO2 y de residuos, así como a utilizar energías renovables. Ellos fueron quienes introdujeron productos lácteos ecológicos en grandes y medianas superficies, y hoy son el líder del mercado de productos frescos ecológicos: yogures de vaca, oveja y cabra, postres, quesos frescos, mantequillas…
Back To Top